La Finca

Nuestra Ganadería

Contamos con nuestra propia ganadería de cabras de raza murciano-granadina, lo que nos permite controlar la calidad de nuestros productos desde el momento inicial.

La raza Murciano-Granadina ha ocupado siempre un puesto destacado dentro de la ganadería caprina española. Esta leche tiene una cantidad de grasa y proteína superior a la media, lo que la hace especialmente adecuada para la elaboración de un queso de excelente sabor y textura.

Disponemos de uno de los censos de ganadería caprina más grande y selecta de España. Llevamos más de 30 años criando y seleccionando los mejores animales de esta raza, por lo que conseguimos la mejor calidad, ya que ponemos un especial cuidado en su entorno, alimentación, manejo y ordeño.

Las cabras viven en un ambiente muy controlado, haciendo especial hincapié en la higiene y el control sanitario. Los animales salen a pastar a diario, lo que proporciona a la leche el aroma característico. Además de los pastos, el resto de la alimentación proviene principalmente de nuestros  cultivos, por lo que está perfectamente controlada. Asimismo, el manejo y ordeño de los animales se realiza respetando las máximas garantías de higiene y bienestar animal. Contamos con unas instalaciones que nos permiten que la leche pase directamente, desde la ubre hasta la quesería, conservando así todas sus propiedades organolépticas intactas, y evitando cualquier tipo de contaminación externa.

Gracias al especial cuidado y atención que profesamos a nuestros animales, nuestra ganadería ha obtenido la máxima calificación sanitaria, estando indemnes de brucelosis y tuberculosis.

Nuestra Ganaderia    Nuestra Ganaderia     Nuestra Ganaderia     Nuestra Ganaderia

Nuestra Agricultura

Contamos con más de 450 hectáreas repartidas en las dos fincas donde está ubicada nuestra ganadería, de las que alrededor de 40 hectáreas pertenecen a las praderas donde las cabras pastan diariamente, y el resto se dedica al cultivo de cereal, maíz y alfalfa, que es la base principal de su nutrición. De esta manera, llevamos un estricto control de la calidad de la alimentación de los animales.

Seguimos los procesos de la agricultura tradicional, con la utilización de la materia orgánica de nuestros animales, pero combinándolos con los últimos avances técnicos y tecnológicos.

Utilizamos siempre las semillas que mejor se adaptan al terreno y a la época de producción, pero contando siempre con aquéllas de mayor calidad.

Practicamos la rotación de cultivos en todas las parcelas, con lo que se reduce la incidencia de plagas y enfermedades, al interrumpir su ciclo de vida; y mejora la calidad y cantidad de nutrientes del suelo. Sembrando plantas con necesidades nutricionales y sistemas radiculares diferentes, se aprovecha mejor el abonado y se consigue no agotar los recursos del terreno.

Intentamos de este modo aprovechar al máximo los recursos de la finca, dándole especial énfasis a la fertilidad del suelo y al abono natural.

Nuestra Agricultura    Nuestra Agricultura    Nuestra Agricultura    Nuestra Agricultura